Perseidas 2010

Todos los años entre el 17 de Julio y el 24 de Agosto, pero especialmente la noche del 12 al 13 del último, la lluvia de estrellas de las Perseidas cruza nuestros cielos. Las Perseidas del 2010 han sido especiales porque la noche en la que más estrellas fugaces se iban a ver coincidió con la luna nueva, lo que nos ofreció un cielo oscuro y una magnífica oportunidad para observarlas.

Pero, ¿qué es una lluvia de estrellas? Las lluvias de estrellas ocurren cuando la tierra cruza la nube de polvo dejada por un cometa al aproximarse al sol, en el caso de las perseidas, el responsable es el cometa Swift/Turtle. (muy conocido en su casa a la hora de comer…)

Este famoso cometa tiene una órbita al rededor del sol que completa cada 130 años y lo aleja del sol hasta 50 veces más que la tierra, pero cuando está a esa distancia del sol, este lo atrae y regresa al sistema solar interior, donde se calienta y deja una nube de polvo formada por partículas en general pequeñas.

Todas estás partículas viajan en la órbita del cometa, de forma que cada 12 de Agosto la tierra queda en medio de su camino, y empieza una batalla entre ellas y nuestra atmósfera. Las atacantes empiezan a arder al contacto con la atmósfera a 120 km de altura y raras veces bajan de los 80 km. Cada una de estas valientes guerreras abrasándose allí arriba se ve como una estrella fugaz (o meteoro) desde nuestra humilde posición.

Durante una lluvia de estrellas, se puede observar que cada estrella fugaz sigue su propia trayectoria por el cielo, pero si prolongamos su trayectoria hacia atrás, veremos que todas apuntan hacia un punto concreto del cielo ¿Por qué?

Imaginémosnos dentro de un coche viajando por una carretera recta, a los lados de la carretera hay señales, árboles, vallas… Cuando empezamos a ver por el horizonte cada uno de estos objetos todos parecen estar en el mismo punto a lo lejos (Punto que en perspectiva artística suele llamarse «de fuga»), al irse acercando veremos pasar cada objeto por una trayectoria ligeramente diferente dependiendo de la distancia a la carretera y el lado en el que esté.

Recordemos ahora la saga Star Wars: mientras viajan por el espacio a grandes velocidades en ocasiones se puede ver como las estrellas pasan a los lados de la nave, del mismo modo que en el ejemplo anterior todas parecen venir del mismo punto y pasando después por su propia trayectoria.

Ese punto del que parecían venir los árboles de la carretera, o las estrellas de Star Wars, es el equivalente al radiante en una lluvia de estrellas. El caso del radiante es ligeramente más complejo porque no sólo influye la dirección del avance de la tierra, sino también la dirección que lleva la nube (Como si en el caso del coche otros coches vinieran en perpendicular a la carretera…) De esta forma es posible que el radiante pueda estar en cualquier punto del cielo y no sólo en la dirección del cielo hacia la que avanza la tierra.

Otra característica de este caso que puede resultar extraña es que las estrellas fugaces no se empiezan a ver sobre el radiante (Como sí ocurría en los otros casos) sino a bastante distancia de él. Esto ocurre porque sólo las vemos mientras brillan; si pudiéramos verlas en todo su recorrido sería igual que en el caso del coche o el de la nave espacial.

Las lluvias de estrellas suelen recibir el nombre de la constelación donde está situado su radiante, en este caso el radiante está entre Perseo y Cassiopea, aunque el punto concreto donde se sitúa está oficialmente en los límites de Perseo.

En esta imagen podemos ver la explicación anterior gráficamente, representa una lluvia de estrellas en la que vemos un total de 100 meteoros distribuidos al azar en un radio de 100 km a la redonda; como se puede ver, todos lo meteoros apuntan hacia el punto rojo que se ve arriba: el radiante, que he colocado a 60º sobre el horizonte.

También se observa, como acabo de explicar, que las estrellas fugaces no son visibles en general en la zona del radiante sino más lejos, además de que cuanto más lejos estén las estrellas fugaces del radiante más largas se verán.

Existe una tendencia general a pensar que la mejor dirección del cielo para observar una lluvia de estrellas es hacia el radiante, es totalmente falso, en el gráfico se ve claramente casi no hay meteoros en el radiante y los que hay son aburridos. El verdadero espectáculo está en el cénit (La parte que queda justo sobre nosotros).

¿Y si el radiante está en el cénit? La respuesta la encontramos en este otro gráfico en el que he colocado el radiante en el cénit, vemos otra vez 100 meteoros distribuidos al azar en un radio de 100 km a la redonda. Como podemos ver, en este caso los meteoros están mucho más distribuidos por el cielo, la mejor zona en este caso sería una altura media entre el cénit y el horizonte.

Las dos imágenes han sido generadas con un modelo informático de una lluvia de estrellas que en estos momentos estoy programando, no es tan emocionante como la realidad, claro está, pero cuando esté terminado podréis darle rienda suelta a vuestra imaginación y crear lluvias de estrellas a vuestro gusto o tratar de entenderlas mejor.

Para las Perseidas de este año, me propuse calcular la trayectoria que seguía cada estrella fugaz, para lo cual es necesario observar la lluvia desde dos posiciones diferentes, y comparar la posición del cielo en la que se ve un mismo meteoro desde cada observatorio.

El problema es que mis limitaciones humanas no me permiten estar en dos sitios a la vez, de modo que me trasladé fuera de Salamanca, (OBSERVATORIO Nº2 en concreto  a medio kilómetro de Pedraza de Alba, un pueblo a 32 kilómetros de la capital en dirección 135º *); e instalé a mi paciente hermana en otro punto a las afueras de Salamanca (OBSERVATORIO Nº1), donde por desgracia la contaminación lumínica impedía ver objetos más allá de la magnitud 4’65 y la parte Este del cielo quedaba totalmente inútil por la iluminación de la ciudad.

*El azimut de la lluvia durante la mayor parte de la noche estuvo en torno a los 45º, así que la línea que formaban los dos observatorios al estar en esas posiciones era perpendicular a la dirección de las estrellas fugaces.

Desde ambos observatorios acordamos anotar la hora de cada estrella fugaz divisada junto con su trayectoria (Azimut y altitud de inicio y de fin),  magnitud, utilizando como referencia las estrellas y constelaciones a nuestro alcance visual. Puede parecer una técnica un poco rudimentaria, pero es que realmente lo es.

De modo que mientras en el observatorio nº2 disfrutábamos de un tiempo relativamente agradable (las mantas ayudan) y buenas vistas, la estancia en el observatorio nº1 se volvió un tanto espartana, así que sólo pudimos obtener 45 minutos de observación en común durante la noche, y el observatorio 1 además perdió los datos de azimut.

Cuando analicé los datos vi que basándome en la hora de observación podía relacionar todos los meteoros vistos desde el observatorio 1 con los observados en el observatorio 2, el problema era la pérdida de datos del observatorio 1.

Hice un programa capaz de calcular la altura sobre el suelo a la que pasaba cada meteoro sin necesidad de usar el azimut del observatorio 1 pero el resultado fue que todas las estrellas fugaces habían pasado muy altas o muy bajas (Recordemos que lo normal es entre 120 y 80 km), seguramente la causa principal sea el error humano de las medidas.

Con el fin de mejorar los resultados estoy buscando la forma de usar cámaras para el próximo intento, espero conseguirlo así…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Investigación, Lluvias de estrellas. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Perseidas 2010

  1. Pingback: Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s