Vida en el Sistema Solar

Hace sólo unos siglos África, Asia, Europa, y las misteriosas aguas que nos rodeaban, componían la tierra, centro del universo y único hábitat de la vida. A medida que hemos evolucionado hemos encontrado un mundo mucho más amplio, en nuestra cosmovisión el centro ha ido alejándose de nosotros y finalmente hemos llegado a un universo sin centro que empezamos a creer repleto de vida.

De repente el universo es tan grande y nosotros tan pequeños, que muchos nos sentimos como simples náufragos en una isla desierta y deseamos establecer contacto con otras civilizaciones extraterrestres. Por estas razones la investigación sobre exobiología es un objetivo muy importante de la actual exploración del cosmos, desde los planetas cercanos hasta las más lejanas galaxias.

Existen grandes diferencias entre explorar el sistema solar y explorar el espacio distante. En el sistema solar podemos ver cuerpos rocosos que a veces llegamos a explorar de cerca por medio de sondas robóticas, pero fuera del dominio de nuestra estrella las cosas están demasiado lejos para permitirnos ver cuerpos rocosos o enviar sondas. Llegados a este punto principalmente podemos observar estrellas y nubes de gas, lo que no nos ha impedido investigar ampliamente el universo con la ayuda de las nuevas tecnologías.

De la misma forma, actualmente existen más posibilidades para buscar vida en el sistema solar que fuera, aunque la vida que esperamos encontrar aquí es probablemente microbiana, mientras que ahí fuera existen cientos de miles de millones de galaxias en las que creemos que podría haber todo tipo de vida.

El sistema solar está formado por el sol, una estrella pequeña de edad media, 8 planetas (4 interiores rocosos y 4 exteriores gaseosos) con sus correspondientes lunas, los planetas enanos, e innumerables cuerpos menores.

En todos estos mundos existe una amplia variedad de medios, y aunque no sabemos si la vida podría surgir en otros medios muy diferentes, solemos buscarla en los más parecidos al nuestro.

La presencia de agua líquida es, al menos en nuestros esquemas, un factor condicionante para la presencia de vida. El agua es muy común en el universo ya que está formada por hidrógeno, el elemento más simple y común, y el oxígeno, que al ser un átomo sencillo se forma fácilmente en las estrellas. En el sistema solar podemos encontrar mucha agua en los cometas, pero sus temperaturas gélidas la mantienen en estado sólido, es necesario un mecanismo que mantenga el agua líquida, y el más sencillo es estar cerca del sol, en la denominada zona habitable.

Como vemos en este gráfico, sólo la Tierra, Marte, y en menor medida Venus, están en la zona habitable, pero existen más puntos donde podemos encontrar agua líquida. Júpiter y Saturno son planetas gigantes gaseosos, lo que no permite el agua líquida, pero su intenso campo gravitatorio y magnético calienta el interior de algunas de sus lunas, que albergan agua líquida.

También se contempla la posibilidad de vida sin necesidad de agua líquida en ambientes gaseosos como las atmósferas de Júpiter y Venus0, o independiente del agua, como es el caso de Titán, una luna de Saturno rica en metano y otros hidrocarburos.

Venus

Como ya hemos visto, Venus está en el límite de la zona habitable, se cree que en los inicios del sistema solar, Venus podría haber albergado grandes océanos1 como los terrestres en los que la vida podría haber evolucionado, David Grinspoon propuso incluso que la vida terrestre vendría de allí. Cuando la energía irradiada por el sol aumentó, Venus cambió radicalmente hasta convertirse en un mundo tan caliente que el plomo podría fluir por su superficie y cuya atmósfera ejerce 90 veces la presión de la terrestre.

Estas condiciones en principio imposibilitan la vida actual en Venus, pero a unos 50 Km sobre la infernal superficie del planeta la atmósfera reduce su presión para alcanzar un valor muy parecido al de la atmósfera terrestre y una temperatura de unos 70º C, además se han encontrado determinados gases2 que normalmente reaccionarían entre sí y desaparecerían, debe de existir un mecanismo que los regenere, y la vida bacteriana34 podría ser la responsable.

Marte

En los últimos años Marte ha sido el cuerpo más explorado del sistema solar y se ha demostrado que en el pasado contuvo agua5, además se sabe que tuvo una atmósfera protectora y temperaturas cálidas. No se sabe si el primitivo planeta pudo albergar vida, en este sentido se ha discutido mucho en torno al asteroide ALH840016, que se encontró en la tierra y se sabe que procede de Marte, en él se han encontrado posibles restos fósiles de bacterias.

En caso de que antiguamente la vida poblara Marte, esta vida podría haberse adaptado a los cambios, en ese caso es probable que viva a cierta profundidad, donde podria haber acuíferos y la fuerte radiación solar no llega. No se ha explorado el suelo profundo por su difícil acceso, pero las sondas Viking hicieron algunos experimentos para buscar vida en el suelo marciano. Los resultados obtenidos fueron ambiguos, pero un reciente estudio basado en nuevos datos sobre la composición del suelo, asegura que los resultados muestran materia orgánica7 (Que no implica necesariamente vida).

Otro argumento a favor de la vida actual en Marte es la alta concentración de Metano8, que se supone que debería destruirse fácilmente a causa de la radiación solar. Algo debe de estar generándolo allí, se ha descartado que lo causen volcanes o impactos9 de asteroides, con lo que la presencia de vida podría ser una buena explicación. También se ha propuesto que el Metano medido en Marte se midió en realidad en la atmósfera terrestre10, que está entre los telescopios y el planeta…

Lunas de Júpiter y Saturno

Júpiter tiene muchas lunas, las más grandes son Europa, Ío, Ganímedes y Calisto, Saturno tiene más lunas notables, aunque Encelado es de la que más se ha hablado de agua líquida. Titán, otra luna de Saturno, podría tener vida independiente del agua.

Europa es probablemente el lugar donde menos nos extrañaría encontrar peces extraterrestres, su tamaño es aproximadamente igual que el de la Luna, y sobre su interior rocoso existe un océano de 160 Km de agua líquida cuya superficie permanece helada. Además se ha propuesto que la radiación procedente de Júpiter descompone el hielo formando oxígeno que baja hasta el océano líquido11. Bajo la superficie de Europa podríamos encontrar por tanto un océano rico en oxígeno.

Encelado tiene abundante agua subterránea que emana a través de grandes géiseres conocidos como rayas de tigre, junto con el agua también se han detectado hidrocarburos, las condiciones en el subsuelo podrían permitir la vida.

Ío es una luna con mucha actividad volcánica, normalmente se descarta la vida allí por la intensa radiación que debe de recibir de Júpiter y por su fina atmósfera, pero Schulze-Makuch12 sugiere que en el pasado la vida podría haber sido posible y actualmente tal vez se encuentre en el subsuelo.

Titán es la segunda luna más grande del sistema solar y la única que posé una atmósfera densa. Esta atmósfera está compuesta por Nitrógeno, en mayor proporción que en la tierra, y Metano. La temperatura de Titán ronda los -180ºC, temperatura ideal para que el Metano tenga un ciclo metanológico, análogo al hidrológico de la tierra. Se hipotetiza que la actividad vulcánica o los impactos de asteroides podrían permitir en ocasiones el agua líquida, lo que según experimentos hechos en la tierra podría formar aminoácidos13. Además la radiación ultravioleta debería descomponer el Metano en Acetileno a largo plazo, y puesto que en Titán hay mucho Metano pero no hay casi Acetileno, algún mecanismo debe de estar detrás de esta anomalía, y este podría ser la vida.

Formas exóticas de vida

En mayor o menor medida la vida en todos los cuerpos que hemos analizado es sólo una especulación, pero existen otros cuerpos en los que la posibilidad de vida es aún más especulativa, es el caso de Júpiter o incluso el Sol.

Júpiter se caracteriza por su atmósfera de Hidrógeno, Hello y trazas de Metano, Vapor de agua, Amoniaco y Sulfuro de Hidrógeno. Carl Sagan y Edwin Salpeter14 especularon sobre la vida en planetas gaseosos, imaginaron flotadores, bolsas gigantes rellenas de hidrógeno, y cazadores, rápidos depredadores de los flotadores.

El Sol es como todas las estrellas una bola gigante de Hidrógeno y Helio en cuyo interior las condiciones no permitirían la vida tal y como la conocemos. En 2003 Mircea Sanduloviciu y sus colegas de la universidad de Cuza, en Rumanía, publicaron un trabajo15 en el que habían creado esferas de plasma capaces de crecer, autoreplicarse, y comunicarse, según los investigadores podría existir vida en la superficie de las estrellas, aunque no existe ningún indicio para pensar así.

Conclusiones

En el sistema solar existen lugares que podrían albergar vida, pero no debemos olvidar que sabemos muy poco sobre biología porque toda la vida en la tierra es parecida. La vida en formas tan exóticas que nos obligarán a preguntarnos qué entendemos por vida, podría sorprendernos en cualquier parte.


1El experimento de Miller-Urey sintetizó moléculas orgánicas a partir de metano, amoniaco, hidrógeno, y agua, todos en estado gaseoso.

2H2SO4 y SO2

14 Cosmos (Carl Sagan) capítulo 2: Una voz en la fuga cósmica

Anuncios

3 respuestas a Vida en el Sistema Solar

  1. Pingback: ¿ESTAMOS REALMENTE SOLOS? | Vida en el Universo

  2. Pingback: ¿Tardígrados? | Vida en el Universo

  3. Maya Montiel dijo:

    Realmente está súper genial el artículo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s